Soria. 23 de enero de 2017

Un estudio de emisiones de la Central Térmica de Soria revela valores de Óxidos de Nitrógeno un 70 por ciento más bajos que los permitidos por Europa

La Red de Calor reduce las emisiones de CO2 en 16.000tn/año, lo que equivale a 300 calderas de combustible fósil que dejan de contaminar

la disminución de las emisiones de partículas a través de los desarrollados sistemas de filtrado.

La Directiva de la UE 2015/2193 del Parlamento Europeo y del Consejo de 24 de noviembre de 2015 establece, ya desde hace un año, nuevos y más restrictivos límites a las nuevas instalaciones térmicas y marca el plazo límite del año 2030 para que las existentes se adapten a los nuevos parámetros.

La decisión de conectarse a la Red de Calor sostenible y renovable supone por parte de los sorianos un compromiso medioambiental ejemplar con su ciudad”.

La Red de Calor, que se puso en funcionamiento el 8 de enero de 2015, reduce las emisiones de CO2 en 16.000tn/año, lo que equivale a retirar 10.000 coches de la circulación en la ciudad de Soria. En torno a 300 calderas dejan de contaminar. Tal y como publica en su página Web el PRTR-España, el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, las principales fuentes antropogénicas de emisión de este contaminante en nuestro país se encuentran en los escapes de los vehículos motorizados y en la quema de combustibles fósiles. Los NOx y el material particulado PM 10 y PM 2.5 son los causantes de la mayoría de enfermedades respiratorias.

los filtros de mangas son los dispositivos más representativo de la separación sólido-gas mediante un medio poroso. Borondo explica que “su función consiste en recoger partículas sólidas que arrastra la corriente gaseosa a consecuencia del ciclo de combustión. Estos sistemas destacan por su elevado tamaño y altura, ocupando hasta tres veces más espacio que las propias calderas. Por esta razón implementarlos en las instalaciones conlleva una doble inversión; por un lado la del equipo como tal, y también en superficie de central puesto que suponen uno de los principales condicionantes del área de ocupación”.

Para la elaboración de este informe se ha desplegado un equipo completo de trabajo durante tres días, en continuo estudio y medición de los focos de evacuación de las calderas de biomasa de la central. La metodología empleada para realizar los análisis de cada uno de los parámetros sigue las Normas Europeas UNE EN 15259:2008 y UNE EN 13284:2002. Se realizó un número determinado de mediciones con duración y periodos representativos determinados. Hay que recordar que Soria genera 15 millones de toneladas de biomasa al año, que equivale a 300.000 toneladas de petróleo, es el 20% del potencial de Castilla y León, que son 75 millones de toneladas anuales. La Red de Calor consumirá en total 16.000 toneladas al año.

Diseño web: Gesdinet